¡El mejor camarero del mundo! Asesoría profesional para camareros, mozos, meseros, garzones y saloneros. Porque no todo es sobre cantineros y cocineros.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Escuchando a un cliente

Maestro Ansaldi demuestra que es un gurú gastronomico de aquellos:
"Pues que un mozo profesional le saca la ficha al menos pensado. Con solo mirarte un rato me doy cuenta que clase de persona eres. Si vas a dejar propina o no. Cuanta propina vas a dejar. Cuanta propina te voy a hacer dejar. Si tuviste una infancia triste. Si fuiste un niño mimado. Si sos un nuevo rico. Si vivís con tus padres. Si has nacido sietemesino. Que auto tenés. Todo"
"A continuación, textual, un monólogo que le robé a un distinguido cliente mientras le hacía la bebida, les miraba los zapatos a los hombres que lo acompañaban y les escrutaba los escotes a las mujeres. Generalmente sirvo a artistas, a políticos, a empresarios o a altos jerarcas de alguna importante empresa. En este caso eran de un famoso laboratorio. El monologuista se ve que era un jefe de jefes, y por lo que pude observar, recién separado, con hijos en el exterior, con sutiles movimientos campestres, hipocondríaco y golpeado por sus amigos en la infancia. Todos en la mesa lo escuchaban con una estúpida falsedad, esa misma que les hace decir a veces: "Sírvale primero al doctorrr".
Este grotesco tiburón de arroyo, mientras comía un roule de moncholo, decía:

"El tema de los desocupados e indigentes es muy grave. Imagínense, tiempo atrás fui al cine con mi hijo adolescente y cuando salimos del shopping y antes de llegar al auto, vimos una familia durmiendo en la vereda. Entonces Tomás, medio asustado, medio desorientado, preguntó: ¿Pa, por qué duermen en la vereda? No sabia que responder. Se me ocurrió decirle que era porque estaban pasando por un mal momento, pero que hay gente que se ocupa de solucionar esas cuestiones. Fue lo único que se me ocurrió"
Yo estuve como un granadero al costado de la mesa, mirando un punto fijo y con las orejas agudas esperando el final de la historia. Generalmente no escucho sobre qué cuernos hablan.

"Toda la mufa terminó cuando llegamos a casa. Mercedes y Agustina estaban viendo el programa de El Moro. Tomás y yo nos sumamos a ellas. El Moro le cumplía el sueño a una chica ciega que cantaba porque necesita plata para operar a su madre enferma de cáncer de páncreas. Fue conmovedor. Miré a mi hijo y le dije: ¿ves? siempre hay una esperanza".

lunes, 19 de octubre de 2009

¡Que La Chupen!

Maestro Ansaldi y una anécdota exquisita:
"Hablando con Maradona mientras le hacía el servicio de bebida, le digo: "Hay dos cosas que te hacen un ser sobresaliente: 1. que tú no hayas trabajado nunca en tu vida, ni un solo día. 2. tu cerebro como usina generadora de frases ingeniosas; sobresalientes todas. "Me cortaron las piernas", "le toma la leche al gato", "se le escapo la tortuga", "la pelota no se mancha", "fuma debajo del agua", etc. Los guardaespaldas que en ese momento se estaban atragantando con dos bifes de chorizos de un kilo cada uno, miraron a Maradona como pensando, creo yo, "¿Qué Hacemos, Diego? ¿Lo molemos a golpes?. Maradona sonrió tímidamente, y me dijo: ¿Qué decís, Máquina? entonces, hago un ágil movimiento de cintura, movimiento de mozo profesional, levemente arqueado hacia adelante y le digo, casi al oído: "Pelu, tengo una frase para vos. La frase es:"Baja la mochila". Es para cuando te rompen mucho las pelotas, para cuando te tiran la peor. Por ejemplo: si me venís a bananear agresivamente por algo nimio, yo te digo: "Baja la mochila, ¿querés?". Por si no lo sabés, "Baja la mochila" está escrito en carteles indicativos de conductas apropiadas en los ómnibus de linea urbana. También dice: "Respeta a los mayores. Sacate la mochila" y tiene un dibujo de un nene con una mochila en la mano. Bilardo en ese momento estaba hablando con un señor chiquitito de la cadena ESPN; miró de reojo hacia nosotros. Maradona hizo una mueca con la boca, como una especie de puchero, algo puramente infantil, y asintió con la cabeza. El maitre del salón me hace señas para que me retire de la mesa. Es allí cuando me percato de que le había rebasado toda el agua mineral de la copa. Perdón, Diego, te lagunié toda la mesa. Y ya cuando el maitre me tomaba fuertemente de un brazo: "Ves, Mandarina, acá podés usar la frase", y le digo al maitre mirándolo fijamente a los ojos: "Baja la mochila!". Y justo antes de alejarme, le digo: "Si no te gustó la frase, Diego, tengo otra: "Que la chupen", Diego, "Que la chupen". Esto sucedió el día 29 de setiembre de 2009, entonces que sorpresa fue haber escuchado al Botiquín con Patas este decir mi segunda frase genial ante toda la prensa mundial. Siempre quise ser el autor de: 1. una frase genial o 2. una canción de la cancha. Quiero que ustedes, brigada, sepan que su modelo de mozo profesional entró en la historia de las frases urbanas ilustres. Me resta esperar, Pelu, que hagas eterna mi frase principal, "Baja la mochila". Ansío ese momento"


jueves, 15 de octubre de 2009

Mis Amigos Artistas: Cocineros


Maestro Ansaldi recuerda con cariño el peor bar del mundo y atiende, casi de refilón, a sus mortales enemigos/amigos:

"Tenía yo pocos años y ya oficiaba de mozo en "Los Inmortales" pero, desgraciadamente necesitaba otro trabajo; afortunadamente todavía no existía la mousse de humo o el aire de lechuga. El bar se llamaba "Los Mondongueros" y quedaba en el pasaje Ciudadela en Constitución. Quizá alguien lo recuerda. Sufrí mucho aquel trabajo por cómo se mancilló el honor de todos los que trabajamos allí. Los dueños (dos robustos y roñosos hermanos) no nos daban ni comida ni bebida, entonces todos debíamos comprar nuestros alimentos en la rotiseria de Don Pepe. Un día después de comer la mitad de una pata-muslo con fritas y tirar los restos en una bolsa en el cordón de la vereda, un buen hombre que pasaba por allí con su destartalada bicicleta, se detuvo y comenzó a hurgar dentro de la bolsa. Olió lo que quedaba de la pata-muslo y de un rápido bocado dejó solo un minúsculo huesito. Luego comió las papas fritas sobrantes, se subió a su bicicleta y se fue. Yo estaba a dos metros de él, barriendo la vereda.

El nuevo cocinero es un infeliz. Desgraciada estirpe; hijos biológicos de padres profesionales de clase media y alta; hijos bobos de su padre putativo: El bachero.
Estos jóvenes y simpáticos macacos (los nuevos cocineros) aleccionados en las escuelas de cocina se quieren matar cuando, con suerte, comienzan a trabajar en un restaurante (la mayoría comienza en un bar haciendo tostados o en eventos haciendo panqueques 10 horas seguidas). En su nuevo estado como esclavo de un sapo deforme (su patrón) el nuevo cocinero se sorprende ante semejante infierno. Todo el tiempo cortándose y quemándose. Todo el tiempo parado y en una posición incomoda; es solo cuestión de días para que una incipiente joroba asomé desde su espalda. Peligros constantes que lo acechan. Pelará papas y... pelará papas, y en su tiempo libre (nulo) hará estupideces con caramelo. Ese es su solaz. El caramelo es el fetiche del nuevo cocinero. Pues que deberían juntarse en grupo y hacerlo en la peatonal, al lado de los que pintan lunas, pirámides y cascadas con aerosol y usan una mascara. Con el paso despiadado del tiempo estos ingenuos y cordiales amigos, estas esponjas ávidas de conocimiento, dejan de ser Jeckill para darle lugar, ya como jefe de brigada o como chef ejecutivo, a Mr. Hide, y nunca podrá despegarse esa violencia en sus acciones y esa mala leche adherida en su cuerpo tras tantos años de frituras. Por supuesto que estoy generalizando, pero después de dar la vuelta al mundo trabajando como mozo no he encontrado criaturas diferentes a las mencionadas y si existen serían one in a million.
Y recuerden cocinar comida, queridos. Pucha que creo con toda mi experiencia sobre mis hombros, que así serán felices. Cocinando comida. Los clientes no son exigentes. Yo mismo, el mejor mozo del mundo, he servido un flan con tenedor.Ellos comen cualquier cosa. Estoy completamente seguro que si Ferran Adria mete un pollo con papas dentro de una bolsa de residuos y lo presenta en un plato, todos ustedes exclamarían: Oh, What´s an artist!
Y como dijo Farias, se agradece la propina"

jueves, 8 de octubre de 2009

Los Anakines Skywalkeres

Anakin Skywalker teme por la vida de su mujer y se deja tentar por la fuerzas del mal. El canciller o el senador, no recuerdo muy bien, Palpatine (Darth Sidious) le dice que se pase al lado oscuro, porque en el lado oscuro hay una habilidad oscura, por supuesto, para evitar la muerte y otras estupideces más. Anakin duda, entonces pues, pone en aviso a Samuel Jackson, su jefe Jedi, para ver que sucede con este Palpatine. La cosa es que se empiezan a pelear con las espadas laser esas, Samuel Jackson con Palpatine. Cuando Samuel Jackson lo tiene para reventarlo a Palpatine, interviene Anakin, pensando que si salva a Palpatine salvará a su mujer. Muere Samuel Jackson, luego Anakin se manda otro moco terrible y definitivamente queda instalado en las fuerzas del mal.
En los 90 Ansaldi tuvo como compañero en la pizzeria "Los Inmortales" a Eugenio Limón. Un día estaban en sus tareas habituales, la farmacia o "no se qué", no recuerda, Ansaldi. y Continua Ansaldi: "...cuando este truhán (no era necesariamente un mal tipo) me dice: "No, no, así no, al señor Di Ciancia no le gusta". Me lo quede mirando, callado, serio. ¿Perdón?, le digo. Un mozo profesional ante algo que no entiende nunca responde con, "¿Qué?", "¿Cómo?", "¿Ehhh?", "¿Aaahh?". Un mozo profesional siempre dice: ¿Perdón?. "Qué al señor Di Ciancia no le gusta". Eugenio Limón en el tiempo de los milicos nos hubiera mandado al matadero. "Di Ciancia me la chupa bien chupada", le respondí. Limón bajó la mirada y no me habló más. Al otro día recibí el telegrama de despido. Mi primer telegrama de despido. Vendrían muchos más. Soy un malhablado crónico"
Otra maravillosa lección que nos deja el veterano Ansaldi.
¿Anakin, que te pasó? Tu eras 100 veces mejor que Samuel Jackson. Tu eras el mejor Jedi de todos los Jedi. Tu tenias Kime. Cómo no pensaste: "¿Perdón? ¿Y tú me ibas a llevar al lado oscuro, Senador?" "A ver, correte negro qué a este lo mato yo por chamuyero".
El lado oscuro nunca paga bien.


domingo, 27 de septiembre de 2009

El Primer Mozo


Debemos aceptar que los cocineros se saben vender mejor que los camareros. Qué paradoja, ya que el camarero tiene como principal arma laboral la venta. No nos sabemos vender. Esto va a cambiar, colegas. Pasará "La Era del Chef" para dar entrada a "La Era de la Bandeja".
Now, el Chef es "el Dios de la Gastronomía". Un artista, un creador, un visionario, y muchas otras ridiculeces que los asnos de bisagra en la cadera repiten por ahí.

La Serpiente le dijo a Eva: : "¿Así que Dios les ordenó que no comieran el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal?".

Es constante en estos Dioses Gastronómicos la apatía hacia el cliente. Odian al cliente. Lo maldicen. Por eso de forma caprichosa quieren imponerles una manera de comer y descalifican cualquier sugerencia. "A este plato no se le cambia nada. Sale así. Si no le gusta que se vaya a comer a otro lado".
Nosotros, como profesionales del protocolo y ceremonial, no se nos mueve un pelo ante estos mamarrachos. Vamos, ponemos la cara pues, y solucionamos lo que sea como "Wolf" en "Pulp Fiction". Es que el Mozo conoce a su patrón. El Cliente. El Cocinero no sabe que su patrón es el cliente.

"Y es entonces ahí que la serpiente seduce a la mujer para que coma el fruto prohibido"

La Serpiente fue el primer camarero. Podría haber sido el primer frutero, pero no. La elegancia de la Serpiente para seducir a la mujer es característica del camarero. Como en la mesa de cualquier restaurante el Mozo profesional seduce a la mujer y vende y la mujer convence a su esposo y terminan ordenando lo que el Mozo sugirió. La serpiente le dió al hombre plena autonomía. La Serpiente y no Dios, creo al hombre.
Es cierto también que Dios la maldijo, pero eso durará hasta que despierte "El Mesías de los Ofidios" y ponga en su lugar a un Dios caprichoso y resentido, por demás.
Cada vez somos más los de lengua bífida.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Los Neófitos


Un puñado de científicos decidió investigar la memoria de los mozos (dicho sea de paso tardaron mas de dos años para algo que con solo preguntarme en dos minutos se los explicaba) y llegó a la conclusión pues, que los mozos tienen "una memoria operativa mucho mas desarrollada que la común". Que gran descubrimiento! El desgraciado estudio lo hicieron con mozos de café, que seria lo mismo que hacer una investigación sobre goleadores y utilizar como paradigmas a los delanteros de Talleres de Córdoba y no a Pele, a Romario, o a Erico. Si queremos estudiar a los mozos y su memoria, que debemos hacer pues amigos neófitos, debemos estudiar a los mozos profesionales de restaurantes de alta gama. No es lo mismo recordar un cortado en jarrito, un café doble y un tostado, que recordar dos ensaladas como entradas, una de rúcula, parmesano, cebolla pocheada, la otra de espinaca, peras y hongos de coco,y dos platos principales, un entrecot jugoso con puré de papas con adicional de tomillo y nuez moscada, sin sal, y una bondiola de cerdo glaseada con graten de papas y verduras grilladas, sin pimientos. Recordar también, la bebida, un agua importada sin gas, natural, un jugo exprimido de frutillas y naranjas sin hielo y una botella de vino de sofisticada estructura. Y todo esto se hace interactuando con otras delicadas y complejas tables donde uno debe hacerle el servicio de bebida para que el cliente no toque el decantador. No quiero menospreciar a estos humildes obreros de "la rejilla sucia en el puño", pero el trabajo de ellos es diferente al nuestro.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Los Hinchapelotas

Mauro, autor del famoso y excelente "Blogpelotudo" le dedicó, hace un par de meses, una entrada al "Usuario-problema" y lo hizo con una claridad despampanante y una prosa irrefutable.
Todos saben que perdí mi título como mejor mozo del mundo. Estuve y estoy deprimido y alejado de los salones. Now, en mi faceta como crítico gastronómico me he tomado un tiempo prudencial para escribir algo relacionado con ese tema.
Básicamente, Mauro nos advierte sobre estos canallas que "viven de la queja sistemática" y que "Esa gente ya fue prevista en los costos de los celulares, de internet, de los restaurantes y de todo lo que compramos a diario"
Coincido plenamente con usted en que a los Usuarios-Problemas habría que "romperles la nuca con un picahielo, dejarlos morir por falta de alimentos, o encerrarlos en jaulas donde la gente normal podamos tirarles galletas y escuchar sus quejas contra el sistema...", pero debo decir también que no porque existen Usuarios-problemas los costos suben. Afortunadamente, los rompehuevos malaleches son pocos. Un porcentaje ínfimo, que no afecta la producción de nada que posea una estructura fuerte y una organización profesional. Son para nosotros, los mozos, los que atendemos al pueblo, lo que fue Reyna para Maradona. Sólo una anécdota más.


"El razonamiento del Usuario-Problema tiene su lógica; simplista, básica, cegada, pero lógica al fin: agarrás un huevo, se lo agregás al Big Mac ¡y listo! Sin embargo, después de 101 años y 16 millones de Ford T vendidos, creo que este energúmeno debería asimilar que el mundo actual fue por un carril diferente y que, si a él le dan su Big Mac con huevo, yo quiero el mío con cheddar y rúcula".


Claro Mauro pero, los Ford T fueron vendidos hace 101 años! Podemos cambiar de carril. Si uno de estos boludos quiere una big mac con huevo, dale una big mac con huevo. Si tenés huevos y pide huevos, dale huevos. Si tenés cheddar y rúcula, dale cheddar y rúcula. Sólo es cuestión de organizarse bien para que cuando vengan estos pocos insufribles estés preparado y le puedas cerrar bien el trasero, pucha. El secacraneo no te está pidiendo que le pongas fiambre de morsa en la hamburguesa, te pide algo que tu tienes ahí, al alcance de tu mano. Solo se trata de capacitación y mise en place.
Aún recuerdo cuando en Tristán restaurante en Mallorca un cliente panameño me ordenó un banana split. Le respondí que no, que no teníamos banana split y el tipo, pucha que se sorprendió, me preguntó: ¿Cómo, no tienes bananas y helado?. Entonces, le respondí que solo estaba autorizado para vender los postres de la carta. Al panameño no le gustó ninguno. Lo dejé al pobrecillo sin postre. Pero, me quedó la idea del banana split rondando por la cabeza y se lo comenté a mi compañero "El 22". y me dice: ¿Podríamos comernos unos bananas split, compadre, tú que dices? Fuimos a pastelería, sobornamos a la pastelera y nos preparó los dos mejores bananas split del mundo (bananas, bochas de helado, crema, caramelo, ensalada de frutas, todo tenían esos banana split). Mientras los comíamos escondidos peligrosamente debajo del montacargas, lo mire al 22 y le dije: "mira que somos mal nacidos, ehh. para el cliente nada pero para nosotros si. jojojojo, bueno, a comer rápido y a seguir atendiendo mesas"
Como la torcida del Once Caldas repito: "Si, se puede". Con capacitación y organización todo se puede. Como decía el general Perón: "La organización vence al tiempo". Hay que darle para adelante y no parar; a lo Garrincha. Brindarle a nuestros clientes siempre un valor agregado. Estos poquillos loquitos quejones no pueden hacer tambalear lo precios. Son pocos y con un servicio eficiente los haremos desaparecer. Ahhh, quieres boludeces, bueno yo te doy el doble de las boludeces que tu pides y te quedarás con la boca abierta y mudo sin poder agregar nada más.

martes, 12 de mayo de 2009

¿Qué debe saber un camarero para ser considerado camarero?


(A continuación, un intercambio de opiniones entre Maestro Ansaldi y su colega francesa, Clara Vega mientras preparaban la mise en place en un Bistró francés. Ansaldi aduce que "...te entendí y te traduje como pude, Clara. Te pido perdón si interprete erróneamente alguna de tus palabras. Tú sabes, el francés no es mi fuerte")

Miguel Ansaldi (fajinando unas riedel):
Ya hemos hablado del tema y tú sabes bien lo que pienso. La elegancia es fundamental. Debe conocer todo el protocolo y ceremonial gastronómico. Debe ser un excelente vendedor. Luego, colega, el camarero tiene que ser un muy muy buen actor; también conocer algo de tragos, bastante de cocina, vinos y maridaje, pero esto lo podemos fingir dignamente.

Clara Vega (llenando saleros y pimenteros):
Muy importante es el tema psicológico, ¿no? muchos empresarios (todos) creen que un garzón sólo es un lleva platos. No es así. No se dan cuenta de que un mozo es un vendedor. En un mismo momento deben atender a muchas personas diferentes y con diferentes estados de ánimo. ¿cómo complacer a todos?  Es difícil, porque sin capacitación es una tarea imposible de llevar a cabo.

Miguel Ansaldi:
Yes, amiga, el tema psicológico es fundamental, sino mira a Aguero que quiere ser portero de edificio, o los hermanos Farias, que uno quiere trabajar en la fiat y el otro sueña con ser taxista ¿por qué? ellos son brillantes camareros, pucha ¿por qué cambiar de oficio? ser camarero es muy complejo. Mucho más de lo que tu imaginas

Clara Vega (empezando a doblar servilletas):
Cuando los empresarios gastronómicos se den cuenta de que no deben consultar sólo al chef para realizar la carta, sino que deben hablar con el garzón, ya que es la única persona que sabe que quiere el cliente, las cosas van a cambiar para nosotros.
¿Qué puede saber un chef sobre lo que quiere un cliente? No tienen ni idea. Y estos energúmenos preparan sus platos cortando y pegando desde internet. Siempre copiando a alguno. Y les meten perejil o ciboulete o tomillo y listo.


(Ay, Clara, tus palabras son propina para mis oídos. No veo la hora de estar nuevamente allí en París para seguir conversando sobre el tema. Un abrazo gigante).


  ¿Qué es un camarero?

miércoles, 11 de febrero de 2009

Los camareros reparten la propina

Maestro Ansaldi aleccionando a un compañero miserable:

"Pucha, que si hay algo bueno que aprendí en este oficio es a trabajar en equipo y compartir todo. Desde compartir las sobras de comida de los clientes, hasta compartir una taza de café entre cinco o más. Pero algo que casi ningún mozo ha aprendido es a repartir la propina con los otros sectores del restorán como ser cocina, lavadero, recepción y adición. Siempre hay que repartir con los otros sectores. Siempre que uno haya hecho propina, ¿No? No puede ser Vladimiro Galera que te vayas a tu casa con 100 pesos sin dejar nada en ningún sector, o lo que es peor, dejas uno o dos pesos en cada uno. ¿Qué es lo que tú tienes en la cabeza, Galera? Sabes que te respeto muchisimo por los años que tienes como mozo, pero sabes bien que tu propina la ganas no solo por ti, sino por una cadena de circunstancias, todas bien equilibradas que hacen que tú te lleves la propinilla. Me refiero al trabajo de tus compañeros no mozos. Claro, colega, nosotros nos llevamos la mayor parte porque somos quienes damos la cara, pero reparte algo, buey. No seas rata. Y de paso, afeitate el bigote"

martes, 20 de enero de 2009

Los camareros retiran la platina

Carta de Maestro Ansaldi al gran Chocolate Zamudio:

(Rosario, 1992)
"Zamudio, hace tiempo que no tengo noticias tuyas. ¿Cómo anda tu restaurante "Los Gamos"? escribime o ven a mis seminario de los martes. Tú eras un mozo con mucho talento, no se por qué no sigues trabajando como tal. Ser empresario no quita la posibilidad de oficiar como camarero en tu restaurante. Eras de los mejores, pero dejame corregirte en un error frecuente, un error tonto que cometías tú como otros mozos. Cuando el cliente pide la cuenta y se la llevas en la platina o la carterita de cuero o llamale como tú quieras, y el cliente deja su dinero o su tarjeta y entonces tú le cobras y le dejas el vuelto o el cupón con la factura en la platina y le agradeces, lo saludas y te retiras. Aquí es donde comienza el problema porque el cliente deja la propina en la platina y tú como otros mozos nunca la retiran. Siempre esperan a que el cliente se retire del restoran y no es asi. Tú debes estar atento, cuando el cliente termina de depositar en la platina la propina, tú tienes la obligación de acercarte y de preguntarle si puede retirar la platina, agradecer y saludar. Luego, y por más que la propina no sea satisfactoria tienes la obligacion de abrirle la puerta y despedirlo cuando se retire. Abrirle la puerta o escoltarlo hacia ella. Así es, Zamudio. De todo esto y de muchas cosas mas te enterarías si vienes a mis seminario de los martes"

domingo, 4 de enero de 2009

¿Para qué sirven los encargados gastronómicos?

Maestro Ansaldi pregunta y reflexiona al mismo tiempo:

"Brigada, ¿Saben ustedes cuál es la función de un encargado gastronómico sea maitre, chef ejecutivo, gerente o lo que fuere? ¿Cuál es la función de esos grandes empleados como nosotros que dan ordenes? se resume en esto: pedirle al bachero, lavadero o personal de limpieza, que le meta dentro del auto dos caja de vino o de champaña (como mínimo). Verdaderamente brigada, para ser encargado no se necesita ninguna habilidad, no así con nuestro trabajo de camareros que para realizarlo eficientemente, ¡pucha dios! que debemos ser habilidosos. Por eso insisto con la capitación y con el seminario de los martes. Y para terminar me gustaría hablarles de nuestro encargado, Don corbata. ¿Saben ustedes de qué calaña es nuestro superior? Es el caniche Toy del sr. Gorila. Un obsecuente y demagogo. Es su segundo trabajo. Es martillero publico, pero nunca ejerció. Antes trabajó en la caja de una carpintería de aluminio. ¿Y la gastronomía? Cierta vez una señora mayor y su nieto fueron a comer al restorán. Desafortunadamente, la anciana olvidó su billetera, así que no tenia dinero para pagar. Don Corbata retuvo al niño hasta que la mujer fuera a buscar el dinero. Tuviste suerte Don Corbata que no te denunciaran. ¡Eres un burro con corbata!"