¡El mejor camarero del mundo! Asesoría profesional para camareros, mozos, meseros, garzones y saloneros. Porque no todo es sobre cantineros y cocineros.

lunes, 19 de octubre de 2009

¡Que La Chupen!

Maestro Ansaldi y una anécdota exquisita:
"Hablando con Maradona mientras le hacía el servicio de bebida, le digo: "Hay dos cosas que te hacen un ser sobresaliente: 1. que tú no hayas trabajado nunca en tu vida, ni un solo día. 2. tu cerebro como usina generadora de frases ingeniosas; sobresalientes todas. "Me cortaron las piernas", "le toma la leche al gato", "se le escapo la tortuga", "la pelota no se mancha", "fuma debajo del agua", etc. Los guardaespaldas que en ese momento se estaban atragantando con dos bifes de chorizos de un kilo cada uno, miraron a Maradona como pensando, creo yo, "¿Qué Hacemos, Diego? ¿Lo molemos a golpes?. Maradona sonrió tímidamente, y me dijo: ¿Qué decís, Máquina? entonces, hago un ágil movimiento de cintura, movimiento de mozo profesional, levemente arqueado hacia adelante y le digo, casi al oído: "Pelu, tengo una frase para vos. La frase es:"Baja la mochila". Es para cuando te rompen mucho las pelotas, para cuando te tiran la peor. Por ejemplo: si me venís a bananear agresivamente por algo nimio, yo te digo: "Baja la mochila, ¿querés?". Por si no lo sabés, "Baja la mochila" está escrito en carteles indicativos de conductas apropiadas en los ómnibus de linea urbana. También dice: "Respeta a los mayores. Sacate la mochila" y tiene un dibujo de un nene con una mochila en la mano. Bilardo en ese momento estaba hablando con un señor chiquitito de la cadena ESPN; miró de reojo hacia nosotros. Maradona hizo una mueca con la boca, como una especie de puchero, algo puramente infantil, y asintió con la cabeza. El maitre del salón me hace señas para que me retire de la mesa. Es allí cuando me percato de que le había rebasado toda el agua mineral de la copa. Perdón, Diego, te lagunié toda la mesa. Y ya cuando el maitre me tomaba fuertemente de un brazo: "Ves, Mandarina, acá podés usar la frase", y le digo al maitre mirándolo fijamente a los ojos: "Baja la mochila!". Y justo antes de alejarme, le digo: "Si no te gustó la frase, Diego, tengo otra: "Que la chupen", Diego, "Que la chupen". Esto sucedió el día 29 de setiembre de 2009, entonces que sorpresa fue haber escuchado al Botiquín con Patas este decir mi segunda frase genial ante toda la prensa mundial. Siempre quise ser el autor de: 1. una frase genial o 2. una canción de la cancha. Quiero que ustedes, brigada, sepan que su modelo de mozo profesional entró en la historia de las frases urbanas ilustres. Me resta esperar, Pelu, que hagas eterna mi frase principal, "Baja la mochila". Ansío ese momento"


jueves, 15 de octubre de 2009

Mis Amigos Artistas: Cocineros


Maestro Ansaldi recuerda con cariño el peor bar del mundo y atiende, casi de refilón, a sus mortales enemigos/amigos:

"Tenía yo pocos años y ya oficiaba de mozo en "Los Inmortales" pero, desgraciadamente necesitaba otro trabajo; afortunadamente todavía no existía la mousse de humo o el aire de lechuga. El bar se llamaba "Los Mondongueros" y quedaba en el pasaje Ciudadela en Constitución. Quizá alguien lo recuerda. Sufrí mucho aquel trabajo por cómo se mancilló el honor de todos los que trabajamos allí. Los dueños (dos robustos y roñosos hermanos) no nos daban ni comida ni bebida, entonces todos debíamos comprar nuestros alimentos en la rotiseria de Don Pepe. Un día después de comer la mitad de una pata-muslo con fritas y tirar los restos en una bolsa en el cordón de la vereda, un buen hombre que pasaba por allí con su destartalada bicicleta, se detuvo y comenzó a hurgar dentro de la bolsa. Olió lo que quedaba de la pata-muslo y de un rápido bocado dejó solo un minúsculo huesito. Luego comió las papas fritas sobrantes, se subió a su bicicleta y se fue. Yo estaba a dos metros de él, barriendo la vereda.

El nuevo cocinero es un infeliz. Desgraciada estirpe; hijos biológicos de padres profesionales de clase media y alta; hijos bobos de su padre putativo: El bachero.
Estos jóvenes y simpáticos macacos (los nuevos cocineros) aleccionados en las escuelas de cocina se quieren matar cuando, con suerte, comienzan a trabajar en un restaurante (la mayoría comienza en un bar haciendo tostados o en eventos haciendo panqueques 10 horas seguidas). En su nuevo estado como esclavo de un sapo deforme (su patrón) el nuevo cocinero se sorprende ante semejante infierno. Todo el tiempo cortándose y quemándose. Todo el tiempo parado y en una posición incomoda; es solo cuestión de días para que una incipiente joroba asomé desde su espalda. Peligros constantes que lo acechan. Pelará papas y... pelará papas, y en su tiempo libre (nulo) hará estupideces con caramelo. Ese es su solaz. El caramelo es el fetiche del nuevo cocinero. Pues que deberían juntarse en grupo y hacerlo en la peatonal, al lado de los que pintan lunas, pirámides y cascadas con aerosol y usan una mascara. Con el paso despiadado del tiempo estos ingenuos y cordiales amigos, estas esponjas ávidas de conocimiento, dejan de ser Jeckill para darle lugar, ya como jefe de brigada o como chef ejecutivo, a Mr. Hide, y nunca podrá despegarse esa violencia en sus acciones y esa mala leche adherida en su cuerpo tras tantos años de frituras. Por supuesto que estoy generalizando, pero después de dar la vuelta al mundo trabajando como mozo no he encontrado criaturas diferentes a las mencionadas y si existen serían one in a million.
Y recuerden cocinar comida, queridos. Pucha que creo con toda mi experiencia sobre mis hombros, que así serán felices. Cocinando comida. Los clientes no son exigentes. Yo mismo, el mejor mozo del mundo, he servido un flan con tenedor.Ellos comen cualquier cosa. Estoy completamente seguro que si Ferran Adria mete un pollo con papas dentro de una bolsa de residuos y lo presenta en un plato, todos ustedes exclamarían: Oh, What´s an artist!
Y como dijo Farias, se agradece la propina"

jueves, 8 de octubre de 2009

Los Anakines Skywalkeres

Anakin Skywalker teme por la vida de su mujer y se deja tentar por la fuerzas del mal. El canciller o el senador, no recuerdo muy bien, Palpatine (Darth Sidious) le dice que se pase al lado oscuro, porque en el lado oscuro hay una habilidad oscura, por supuesto, para evitar la muerte y otras estupideces más. Anakin duda, entonces pues, pone en aviso a Samuel Jackson, su jefe Jedi, para ver que sucede con este Palpatine. La cosa es que se empiezan a pelear con las espadas laser esas, Samuel Jackson con Palpatine. Cuando Samuel Jackson lo tiene para reventarlo a Palpatine, interviene Anakin, pensando que si salva a Palpatine salvará a su mujer. Muere Samuel Jackson, luego Anakin se manda otro moco terrible y definitivamente queda instalado en las fuerzas del mal.
En los 90 Ansaldi tuvo como compañero en la pizzeria "Los Inmortales" a Eugenio Limón. Un día estaban en sus tareas habituales, la farmacia o "no se qué", no recuerda, Ansaldi. y Continua Ansaldi: "...cuando este truhán (no era necesariamente un mal tipo) me dice: "No, no, así no, al señor Di Ciancia no le gusta". Me lo quede mirando, callado, serio. ¿Perdón?, le digo. Un mozo profesional ante algo que no entiende nunca responde con, "¿Qué?", "¿Cómo?", "¿Ehhh?", "¿Aaahh?". Un mozo profesional siempre dice: ¿Perdón?. "Qué al señor Di Ciancia no le gusta". Eugenio Limón en el tiempo de los milicos nos hubiera mandado al matadero. "Di Ciancia me la chupa bien chupada", le respondí. Limón bajó la mirada y no me habló más. Al otro día recibí el telegrama de despido. Mi primer telegrama de despido. Vendrían muchos más. Soy un malhablado crónico"
Otra maravillosa lección que nos deja el veterano Ansaldi.
¿Anakin, que te pasó? Tu eras 100 veces mejor que Samuel Jackson. Tu eras el mejor Jedi de todos los Jedi. Tu tenias Kime. Cómo no pensaste: "¿Perdón? ¿Y tú me ibas a llevar al lado oscuro, Senador?" "A ver, correte negro qué a este lo mato yo por chamuyero".
El lado oscuro nunca paga bien.