¡El mejor camarero del mundo! Asesoría profesional para camareros, mozos, meseros, garzones y saloneros. Porque no todo es sobre cantineros y cocineros.

lunes, 17 de septiembre de 2012

El camarero de la palabra justa

#Decálogodelcamarero

Explicativo regla nro 2

"Un buen camarero sonríe, te mira a los ojos, y es un experto y justo orador"

La sonrisa. El arma mortal de todo camarero. Sin sonrisa no hay camarero. Es el puntapié inicial para dominar el arte de la cortesía. Tu misión como camarero es similar a la de las prostitutas: hacer sentir bien al otro. Y muy bien. De tu desempeño depende que los clientes regresen o no a tu restaurante. Y todo comienza con una sonrisa de bienvenida, mirando a tus clientes a los ojos y logrando transmitir esa seguridad y confianza que emanas y que has conseguido a fuerza de horas de estudio y capacitación gastronómica práctica e incesante.
La palabra. Tus palabras deben ser medidas y cuidadas. Para hablar con seguridad y credibilidad debes saber sobre qué hablas. Conocer a la perfección la carta que ofreces y la elaboración de cada plato. Queda descartada la utilización de diminutivos.Se prohiben los excesos de confianza. Importante: estás obligado a vender y a conseguir que compren. ¿ah, no sabes que eres un vendedor? Pues, sábelo. Y tienes que se agradable con tu clientes. Pero nunca debes ser su amigo. Nunca. Es complicado, así que piénsalo bien antes de elegir entrar en este monstruoso y fascinante mundo gastronómico.

                                    Estrategias de ventas en un restaurante, por Patricio Peker





sábado, 1 de septiembre de 2012

El caminar de un camarero

#Decálogodelcamarero

Explicativo regla nro 1

"Un buen camarero no camina, se desliza"

Me refiero a un camarero que se teletransporta por el salón. Sus movimientos son suaves, correctos, elegantes, extraterrestres; demostrando seguridad y fluidez en el andar. No existe dar vueltas en un mismo lugar como un perro que intenta morderse la cola. Evite esas frenadas bruscas en el medio del salón. No corra. Dignidad. Tómese unos segundos para pensar su situación. Se va de un punto a otro sin vacilaciones; cuerpo erguido y la mirada abarcando todas las mesas, las suyas y las de sus compañeros. Logre que estos le digan: pero... ¿en qué momento has atendido todas esas mesas? Y siempre, siempre, sus movimientos deben estar acompañados por una sonrisa infinita que anticipa al pasar un están en el lugar indicado para pasar un gran momento. Y lo más difícil: cumplir con la promesa de un excelente servicio indicada por sus movimientos y su equilibrada sonrisa, por supuesto.  

                                      Practicopedia